Cartel Vera+Cruz Jueves Santo 2020

 


 

En el día del Amor Fraterno, y a la hora en la que hubiésemos celebrado el Ejercicio Ascético de las Siete Palabras, la Venerable, Ilustre, Santa y Franciscana Hermandad Sacramental de Paz y Caridad, de la Vera+Cruz, Sangre y Llagas de Nuestro Señor Jesucristo, Nuestra Señora de la Luz, Nuestro Señor del Perdón, María Santísima de las Penas en el Misterio de su Inmaculada Concepción, San Francisco y Santa Clara de Asís y San Juan de Dios hace público el Cartel Vera+Cruz, Jueves Santo 2020.

Se trata de un acrílico sobre tabla montada en bastidor, de 50×70 centímetros realizado por José Carlos Gil Torres, donde se nos muestra a nuestra titular María Santísima de las Penas.

El propio autor describe su obra con las siguientes palabras:

“La libertad artística ampara la búsqueda de Dios y de su Santísima Madre en cualquier terreno, ya sea figurativo -como puede apreciarse en el rostro de María Santísima de las Penas – o a través de la abstracción, como pretendo en los encajes que contornean su rostro esculpido por el malogrado escultor Don Luis Álvarez Duarte.
Una visión más vanguardista y contemporánea sobre la imagen de la Virgen María, en este caso la imagen de María Santísima de las Penas nos aparece en un poderoso primer plano en el que capta la atención del receptor. En una gama de verdes y grises y diversos trazos forman una versión más íntima y directa sobre esta obra que cada Jueves Santo procesiona por las calles de Ronda.
Con una tipografía de tipo “serif” el espectador puede contemplar la leyenda “VERACRUZ”, estando esta palabra dividida en dos partes por la Santa Cruz (esta es la sabia que derrama el leño verde) y el nombre de Ronda, lugar de origen de esta Corporación.
A la hora de realizar diversos estudios para la composición de esta obra, muchas han sido las citas que han formado parte del proceso, pero la que ha predominado sobre todas ellas y que, por tanto, va inscrita en el dorso de la obra y pronunciada por San Ignacio de Loyola la cual dice así: “NO HAY MEJOR LEÑA PARA ENCENDER LA HOGUERA DEL AMOR DIVINO, QUE EL MADERO DE LA CRUZ”.